News

Anchors Away cumple 10 y va viento en popa

Feb 28, 2014

By Carli Teproff

Como navegante experimentada que es, Kathryn Guevara sabe moverse en el agua. Pero subir al pequeño velero fue muy difícil.

Ella contó el jueves con una buena ayuda. Ocho estudiantes mentores estabilizaron el barco en el Parque Estatal Oleta River de Miami-Dade, y tres adultos cargaron a Guevara de su silla de ruedas y la depositaron en el velero rosado.

Empuñando la palanca de mando electrónica, Guevara, de 24 años, irradiaba alegría mientras pilotaba el barco aguas adentro, lejos de la silla de ruedas que usa.


Guevara, quien padece de parálisis cerebral, tenía un público entusiasmado en la orilla.

“En el agua, ella es libre”, dijo Chris Martin, quien dirige el programa de educación física adaptada en la secundaria North Miami Beach Senior High, de donde Guevara se graduó en el 2011. “Eso le da una sensación de independencia”.

Para su madre, Marsha Monti, ver a su hija en el agua fue increíble.

“Nunca pensé que podría verla hacer esto”, dijo Monti, mientras usaba su teléfono celular para sacar fotos a su hija.

Guevara y miles de muchachos en las escuelas públicas del Condado Miami-Dade con discapacidades físicas e intelectuales han estado aprendiendo la navegación a vela durante los últimos 10 años, gracias al programa Anchors Away (Leven Anclas).

El jueves, docenas se presentaron a celebrar el décimo aniversario del programa, el cual comenzó cuando Jayne Greenberg, directora de educación física y educación para la salud del distrito, salió en una expedición a vela con estudiantes de escuela intermedia.

Su idea fue comprar un barco especial que pudiera ser pilotado por muchachos de cualquier nivel de habilidad. Ella habló de la idea con su buena amiga Elaine Adler, presidenta del Consejo de Marketing de Aventura.

Cuando vino a darse cuenta, estaba frente al filántropo Billy Joel – quien luego llegó a ser comisionado de Aventura – y él, que es amante de la navegación, se comprometió en seguida a comprar el primer velero. El prometió además recaudar suficiente dinero para comprar otros seis.

En el otoño del 2004, los barcos estaban listos. En el 2005, el grupo se reunió en el Parque Estatal Oleta River para inaugurar oficialmente su primera flota, que según Joel pensaba contaba con seis barquitos. Pero sus amigos se pusieron de acuerdo y compraron un séptimo barco en honor a su difunto hermano Jack Joel.

Greenberg dijo que el programa tuvo un éxito inmediato. Las escuelas de todo el condado empezaron a traer a sus estudiantes con necesidades especiales para usar los veleros.

“Nunca nos pudimos imaginar que crecería así”, dijo ella.

Con el pasar de los años, continuó la recaudación de fondos y se compraron varios barcos más. Lo que comenzó como un comité informal se convirtió en el 2008 en Anchors Away, una organización sin ánimo de lucro dirigida a través del consejo de marketing.

La organización también respalda el mantenimiento de las embarcaciones. Por medio de una subvención de $25,000, Anchors Away añadió además sillas de ruedas de acceso a la playa a su inventario. Cuando comenzó el programa, cada barco costaba $3,000. Ahora son alrededor de $5,000 cada uno.

Con el tiempo, Greenberg tiene la esperanza de que el programa sea extendido en el resto del país.

En la celebración del jueves, los 37 barcos con que cuenta ahora la flota de Anchors Away se alineaban en la orilla. Mientras sus velas coloridas se agitaban en el viento, estudiantes mentores de las escuelas intermedias y secundarias de Hialeah Gardens, ayudaron a unos 80 estudiantes con necesidades especiales a embarcar y desembarcar.

Joel, quien estuvo presente en la celebración, apenas podía contener las lágrimas mientras daba las gracias a todos por abrir sus corazones y sus billeteras al programa.

“Esto es muy emocionante para mí”, dijo. “Cuando Kathryn empezó, apenas podía levantar un dedo. Ahora, ella navega por sí sola”.

Martin, de la escuela North Miami Beach Senior High, dijo: “El único problema que tenemos en el programa es convencerlos para que salgan del agua. Y ese es un problema muy lindo de tener”.


 http://www.elnuevoherald.com/2014/02/27/1690927/anchors-away-cumple-10-y-va-viento.html#storylink=cpy
↑ Back to top